Çhøpsuëy @ChopSueyFanzine és interessant desde lluny. No tenen pudor però en fan. Encara que la remenis amb un bastó.

 

Imagen de apertura(1)
Declaración del Tema (5)
Planteamiento (1-10)
Catalizador(12)
Debate (12-25)
Transición al segundo acto(25)
Trama B(30)
Juegos y risas (30-35)
Punto Intermedio (55)
Los malos estrechan el cerco(55-75)
Todo está perdido(75)
Noche oscura del alma(75-85)
Transición al tercer acto(85)
Final (85-110)
Imagen de cierre(110)

Imagen de apertura: pues está todo dicho. La imagen de apertura es la escena que marca el tono y el género de la película, la salva inicial, la visión «previa»… y el polo opuesto de la imagen de cierre.

Declaración del tema. Fácil también, ¿no? Normalmente, alguien se lo dice con palabras a nuestro héroe, y, normalmente, sin que ninguno de los dos sepa que resultará vital para sobrevivir a la aventura. ¿De qué va la película? De esto, exactamente de esto.

Las primeras diez páginas de un guión no solo deben atraparnos –atrapar al directivo del estudio en cuestión–, sino que deben presentar a todos los personajes de la trama principal.

Catalizador. Un telegrama, alguien llama a la puerta, sorprendes a tu mujer en la cama con otro… lo que sea que sacuda la vida del protagonista. El primer «zambombazo».

Debate. Esa parte del guión –una o varias secuencias– en la que el héroe duda del viaje que debe emprender.

Transición al segundo acto. El lugar donde dejamos atrás el mundo de la tesis para adentrarnos en el mundo de la antítesis. El protagonista toma una decisión y… comienza el viaje.

Trama B. Por lo general, la historia de amor, y, en realidad, la historia que carga con el tema de la película.

Risas y juegos. Nos olvidamos de la trama y disfrutamos de unas cuantas «piezas cortas» y de muchos momentos que irán en el tráiler y cumplen las expectativas de la premisa.

Línea divisoria entre las dos mitades de una película: vuelta a la trama y «se doblan las apuestas», «empieza la cuenta atrás». Nuestro héroe ya nota la presión.

Los malos estrechan el cerco. Desde el interior (conflictos en el equipo del protagonista) y el exterior (sus enemigos echan toda la carne en el asador),el héroe se siente cada vez más asfixiado.

Todo está perdido. «Falsa derrota», y el lugar donde sentimos «el soplo de la muerte»; porque en este punto algo debe morir.

Noche oscura del alma. «Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» Esa parte del guión donde el héroe pierde toda esperanza.

Transición al tercer acto… pero nunca demasiado larga. Gracias a Gracias a una nueva idea, a un súbito ataque de inspiración o a una acción o consejo de última hora del otro personaje de la trama B, la historia de amor, el héroe opta por la lucha.

Final. «Síntesis» de dos mundos: con lo que fue y lo que ha aprendido, el héroe construye un nuevo mundo.

Imagen de cierre. La opuesta a la imagen de apertura, la demostración de que se ha producido un cambio. Y como sabemos que todas las historias tratan de una transformación, más nos vale que el cambio sea espectacular”.